lunes, 23 de agosto de 2010

Lina




Te tome entre mis brazos
y mi corazón aferraba intangibles esperanzas

Eres fuerte, esto no podrá contigo...no podrá llevarte
y mis labios siguieron repitiendo lo imposible
aún después de pasada la noche

Al clarear el día
indiferente a las horas que ante mis ojos pasaban
caí en la cuenta de que no volverías más por mi

Lleve mis manos maquinalmente al rostro
mis últimas lágrimas mojaban cada uno de tus recuerdos

¿Puede el amor trastocar los designios de la muerte?
te he llorado tanto esperando respuesta
y no te dignas a mirarme
por favor abre tus ojos solo una vez más !

¿Acaso no tienes compasión de mi?

Regálame solo una mirada
como un adiós para poder recordarte

¿Por qué me dejas sabiendo que te quiero tanto?

Mientras mis labios proferían frases indescifrables
noté que el brillo en tus ojos empezó a disiparse

e intempestivamente un haz de luz irrumpió por tu ventana
cegando por un instante la imagen de esta casa vacía

Al volver mis ojos hacia ti
descubrí confusa que ya no estabas

y hoy que todos en casa te recordamos
te damos las gracias por tu cariño, por tu ternura
por tus eternas rosas que florecen en el jardín

No hay comentarios:

Publicar un comentario