viernes, 15 de abril de 2011

Cor lluminós



Es tarde y me apena no verte

Mas aún siento tu presencia aguardando en el espejo
y todavía diviso tu sombra escurrirse hacia la alcoba.

Aún aspiro tu perfume imaginado sobre mi almohada
y creo escuchar tu voz en mis sueños susurrando mi nombre

Sé que tengo algo tuyo aquí conmigo
que independiente de ti viene a mi cuando te pienso.

o cuando trazo tu nombre entre renglones
o cuando el índice esboza tu rostro...en el espacio.

Yo creo verte en cada estrella que alumbra mi ventana
y así como infinito es el cielo.

Infinito es lo que mi piel encubre
y lo que el corazón reclama...
e infinito es esto que siento por ti.

Y para mi anochece y para ti el sol de nuevo nace
y entre dos mundos tan disimiles, tan distantes.

Cada quien va construyendo sus propios castillos
ambos de distinto material y base.

Mas nuestros pensamientos intentan acortar distancias
diluyendo fronteras con esperanzas azules.

Intercambiando manuscritos entre dos almas
telegrafiando versos que lleguen directos al corazón.





domingo, 13 de febrero de 2011

Mon prince


Cae la noche en mi ventana 
e indiscreto el viento recorre mi rostro 
y la oscuridad va empapando mis oídos de música áfona.

Y aspiro tu ausencia mi pequeño príncipe
en la acera que aguarda la continuidad de mis pasos,
 en las calles que resisten a la muerte.

Mi ciudad se parece a mi cuando está triste
y el recuerdo tuyo se tiñe de gris.
todavía brilla nuestra estrella
enredada entre las ramas del viejo roble
todavía recuerdo tu voz cantando para mi.

Y a mis horas le hacen falta tus ojos
a mi piel...tus manos, a mis labios...tu sabor
al farol de la esquina...tu sombra
a mi tristeza...tu alegría, a mi frialdad...tu calor.

Y mientras no te tengo sobrevivo de tus huellas
entre pláticas distantes, entre sueños de oropel.

Sé que mis suspiros recorren grandes distancias
entre una luna que duerme, un sol que nace,
un océano turbulento y un mar encallado
un limonero de plata...un laurel que tirita
un payaso encantado y un hombre que quiere ser feliz

Entre los espacios que faltan para llegar a tu alcoba
queda ya tan poco que decir,
que no quiero a otro en este mundo, que solo te quiero a ti.