domingo, 13 de febrero de 2011

Mon prince


Cae la noche en mi ventana 
e indiscreto el viento recorre mi rostro 
y la oscuridad va empapando mis oídos de música áfona.

Y aspiro tu ausencia mi pequeño príncipe
en la acera que aguarda la continuidad de mis pasos,
 en las calles que resisten a la muerte.

Mi ciudad se parece a mi cuando está triste
y el recuerdo tuyo se tiñe de gris.
todavía brilla nuestra estrella
enredada entre las ramas del viejo roble
todavía recuerdo tu voz cantando para mi.

Y a mis horas le hacen falta tus ojos
a mi piel...tus manos, a mis labios...tu sabor
al farol de la esquina...tu sombra
a mi tristeza...tu alegría, a mi frialdad...tu calor.

Y mientras no te tengo sobrevivo de tus huellas
entre pláticas distantes, entre sueños de oropel.

Sé que mis suspiros recorren grandes distancias
entre una luna que duerme, un sol que nace,
un océano turbulento y un mar encallado
un limonero de plata...un laurel que tirita
un payaso encantado y un hombre que quiere ser feliz

Entre los espacios que faltan para llegar a tu alcoba
queda ya tan poco que decir,
que no quiero a otro en este mundo, que solo te quiero a ti.






No hay comentarios:

Publicar un comentario