domingo, 31 de mayo de 2015

Inmortalidad forzada

El viento sopla con tal fuerza
que al pedestal le cuesta mantener tu figura
la idea de morir te seduce, te atormenta
y el espejo no duda en recordar tus fisuras.

Obediente al capricho de terceros
asumiste ser copia de una vida
y atrapada en tu eterno limbo
te asqueas, a menudo, de tu inmortalidad.

Tu creador ha muerto y con él
las esperanzas de volver a ser amada
ya no inspiras versos, sin belleza y sin piel
tus ideas de otros mundos se aferran a la nada.

La lluvia  dibuja algunas lágrimas
sobre tus parpados ciegos sin alma
y tú, impasible al tiempo, mas no al olvido
adquieres un rictus de resignación.

Estatua de cementerio

No hay comentarios:

Publicar un comentario