lunes, 8 de junio de 2015

A la dama de la noche

Un ruido de tacones te delata
Impregnando el viento de música triste
la noche  cierra puertas y ventanas
las madres cuentan historias que no existen.

La lluvia dibuja charcos en la acera
que evitas inútilmente en la oscuridad
interpretando en calles tu papel diario
vendes a viejos e imberbes tu dignidad.

Un cigarrillo maltrecho adorna tus labios
en el intento vano de resucitar tus huesos
tu diminuto vestido atrae a propios y extraños
sólo la luna  es cómplice de tus excesos.

En noches como ésta tu cuerpo se inmola
en escenas de orgasmos y caricias anónimas
se cierra el telón, por otra esquina asomas
exponiendo tu sexo marchito en la feria del amor.

Sientes que caer más bajo  no puedes
y en el afán de encontrar una anestesia a tu dolor
te aplicas dosis diarias de drogas y alcohol
pero en vez de alivio te hundes en tus propias redes.

Es cierto que aún eres hermosa y deseada
el maquillaje cumple como mejor puede su función,
pero aunque te empeñes sólo cubre, mas no borra nada
ni las heridas del tiempo ni tu eterna aflicción.











2 comentarios:

  1. Escribes bastante bien, ¿algún día incluirás artículos de opinión en tu blog? seria interesante. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tendré en cuenta tu observación :)

      Eliminar