lunes, 15 de junio de 2015

Momento inolvidable

Un día tendrás un momento inolvidable
que llamará a tu puerta y se ocultará en el viento
e ingresará a tu vida y a tus recuerdos.

Notarás lentamente el cambio,
 cuando no encuentres  la  chaqueta en el perchero
y el café de media tarde te sepa distinto.

Irás a la cama por costumbre y despertarás de improviso
 con esa sensación extraña de estar siendo observado
y echarás de menos las certezas que da la soledad.

Cumplirás el ritual diario de dos horas en la bañera,
 quitarás una a una las agujetas de tu espalda
y los cuerpos conocidos que te amaron a cambio de centavos.

Soñarás despierto hasta pasado el mediodía
y leerás el periódico para ayudarte a aterrizar,
cambiarás los muebles y las experiencias.

Compartirás tu mesa, romperás tus propias reglas
tus risas y llantos tendrán eco, tu sombra ganará algunos kilos
y las bolsas del super parecerán más livianas.

Triplicarás tus llaves de bolsillo
por comodidad,  previsión u olvido
comprarás un perro y cambiarás de empleo.

El estudio se inundará de  revistas del corazón
y Oscar Wilde explorará cada rincón de la casa
en un vano intento de encontrar un lugar fijo.

Y cuando por fin te hayas acostumbrado
la buscarás y ella se habrá ido
sólo una fotografía sonriente y eterna
te recordará para siempre su pérdida.






No hay comentarios:

Publicar un comentario